domingo, 23 de febrero de 2014

Presidente Maduro, el “Factor X” que conspira: Derecha endógena + ultraderecha.

Espacio crítico para la construcción socialista #219

Presidente Maduro, el “Factor X” que conspira: Derecha endógena + ultraderecha.

Nicmer N. Evans
evansnicmer.blogspot.com
@NicmerEvans

Ya en escritos anteriores, y en mi columna del 20 de febrero del presente año (http://evansnicmer.blogspot.com/2014/02/la-culpa-no-es-de-la-vaca.html) lo he denunciado:

“Más allá de los señalamientos estériles entre un bando y otro, si uno dice que él otro es responsable, y viceversa, entonces o la culpa es de la vaca, o hay un tercer factor o “factor x” que está jugando a la desestabilización, al caos y a generar una confrontación que la mayoría de la población considera estéril.

Me atrevo a afirmar que existe un “Factor X” infiltrado en todos los sectores políticos que está jugando a la confrontación, que incita al odio, que desborda la institucionalidad. Por un lado se ha activado una violencia estimulada por el odio y que ha encontrado en algunos estudiantes un recurso gratuito, para aportar la sangre que necesita el Factor “X” para sus objetivos, y por el otro lado, excesos policiales que han dado alimento al Factor “X” para que la confrontación adquiera potencia en el escenario internacional. Pero si es así, también existe complicidad de quienes no terminar de develar a los responsables de bando y bando.

No me queda ninguna duda que ese Factor “X” tiene como objetivo exterminar al chavismo en todas sus formas, y su intermediario en el continente es Álvaro Uribe Vélez, quien recientemente, ante la insistencia de una periodista de CNN no negó nunca que él estuviese financiando grupos políticos en Venezuela.”


Consuela en algo saber que el Presidente Maduro está informado de tal situación. Esto lo evidencia cuando en la rueda de prensa internacional desarrollada en la noche del 21 de febrero en Miraflores, afirma que se está investigando si sectores de su gobierno pudieran estar conspirando en el golpe de Estado que, según denuncia con insistencia, está en marcha para derrocarlo: “Yo lo estoy investigando”, expreso textualmente el Presidente.

La dirigencia de oposición venezolana aún sigue siendo muy torpe a pesar de haber afinado el guión conspirativo. Muestran un lado bueno y un lado malo, ofrecen protestas pacíficas y estimulan violencia, dicen no estar a favor de una salida inconstitucional y le calientan la oreja a militares activos, ofrecen la salida y la disfrazan con protestas en contra de la escasez. Sin embargo no la han tenido todas consigo. El repudio que genera la constante tranca de calles, las guarimbas que ponen en riesgo a inocentes, los heridos y muertos que se han generado por una incitación extrema a la violencia y al odio de clase, produciendo incluso el degollamiento de un motorizado, simplemente por serlo, ha producido un repudio generalizado.

Pero por otra parte nuestro gobierno, a pesar de tener la razón en cuanto a la necesidad de generan toda la fuerza del Estado para evitar las acciones violentas en contra no sólo del gobierno sino en contra de la ciudadanía en general, ha encontrado agentes que se han excedido en los métodos, guiados por la derecha endógena, generando también heridos y muertos que ponen en tela de juicio en el contexto internacional no sólo a los cuerpos policiales, sino al propio Presidente de manera intencional. A esto podemos sumar decisiones que después han tenido que corregirse como la tentativa de suspensión de transmisiones de CNN en el país, devolviendo las credenciales de operación del equipo de dicho canal en Venezuela 24 horas después de haber iniciado una campaña  donde se daba por hecho su salida saliendo incluso “finas plumas” de manera automática a justificarlo. Y no podemos olvidar el lanzamiento del SICAD 2, que aunque puede ser una medida “necesaria”, en plena crisis al ser una nueva devaluación, pone en bandeja de plata al enemigo más argumentos para reafirmar sus banderas.

Camarada Maduro, usted lo sabe, pero es necesario ratificarlo, desde hace tiempo usted tiene a un “Factor X”, que es la suma de la derecha endógena y la ultraderecha, aliados y conspirando en contra de su gobierno, y mientras usted ha perdido el tiempo atacando a los críticos propositivos que han dado siempre la cara por lo que dicen y hacen, siendo señalados de cualquier descalificación típica del infantilismo izquierdista, los verdaderos “V Columnas” y “pagados por la CIA” lo han adulado y susurrado al odio para cometer algunos errores que hoy nos comprometen más que nunca.


Una propuesta urgente: Una Alianza Popular Revolucionaria de Rectificación Socialista y Chavista, que permita una verdadera recomposición de las fuerzas políticas a lo interno y de resistencia ante la arremetida contrarrevolucionaria, una “revolución dentro de la revolución” encabezada por usted. Aún hay tiempo camarada.

2 comentarios:

  1. Después de doce años la historia parece repetirse; la mayoría de los líderes de la oposición comprende que las manifestaciones actuales son un desgaste político del cual tardaran mucho en recuperarse; pero no logran deslindarse de una violencia que les causa más daño que al gobierno.

    El problema de la oposición es que está dominada por dos corrientes principales con propósitos paralelos pero no idénticos; además cada corriente principal se expresa a través de grupos semi autónomos con metas definidas y grupos sin otro propósito que "drenar la rabia anti chavista".

    Una corriente principal quiere apoderarse del gobierno; dentro de esta corriente hay quienes comprenden que la vía debe ser estrictamente constitucional, otros no cesan de ensayar atajos que conducen al vacío y "golpes" sin tener fuerza de pegada.

    La segunda corriente principal comprende que la oposición, aunque llegue al poder a través de elecciones, no podrá gobernar a Venezuela y apuesta por el agotamiento (no por una derrota política) del proceso chavista. Unos se inclinan por un agotamiento lento donde el "proceso" revela su incapacidad para crear un paraíso social; otros consideran que, dada la renta petrolera, el agotamiento puede tomar demasiado tiempo y es necesario "ayudarlo" generando caos (políticos y económicos).

    El Factor X = El gobierno de Estados Unidos apoya el "agotamiento"; sus "think tanks" deben haber concluido que mientras el chavismo sea una ilusión social válida (incluso en su versión boba de "amor y paz") la oposición no podrá gobernar a Venezuela; las operaciones encubiertas buscan el caos, no el derrocamiento del actual gobierno. Todo esto sin descuidar las otras opciones por si acaso. Alvaro Uribe, las derechas endó/exógenas, etc., son actores de reparto del Departamento de Estado.

    Si en el 2002 un partido de oposición hubiese tenido la inteligencia y valentía política para deslindarse de los planes violentos y extra constitucionales de la Coordinadora Democrática, ese partido tendría hoy el respaldo de la mayoría que no comparte la vía violenta. ¿Ocurrirá ahora?

    ResponderEliminar
  2. y a todas estas que papel juega cuba ?

    ResponderEliminar